Abrimos la caja de herramientas BIM

BIM, más que un conjunto de herramientas informáticas, debe ser entendido como un nuevo enfoque del trabajo, una forma distinta de gestionar el proceso proyectual y constructivo con el objeto de mejorar la productividad y rentabilidad del mismo. Ahora bien, tampoco podemos olvidar que esta metodología utiliza procesos, herramientas y técnicas cuyo conocimiento y dominio es imprescindible para conseguir los objetivos establecidos.


Las herramientas son la parte más conocida del BIM, mientras que las técnicas y los procesos lo son menos, a pesar de su importancia. Antes de continuar quiero acotar con precisión el significado de estos términos, para lo que pondré un sencillo ejemplo de lo que es un proceso:

Lavar la ropa es un proceso: primero metemos la ropa en la lavadora, luego el detergente, programamos el lavado y lo activamos, para finalmente sacar la ropa limpia. En todo proceso siempre hay entradas, herramientas y técnicas, y salidas.

Las definiciones de estos términos más utilizadas en el ámbito de la gestión de proyectos son:

  • Proceso: Un conjunto de acciones y actividades interrelacionadas realizadas para obtener un producto, resultado o servicio predefinido. Cada proceso se caracteriza por sus entradas, por las herramientas y técnicas que puedan aplicarse y por las salidas que se obtienen (El lavado de la ropa)

  • Entrada: Cualquier elemento del proyecto, interno o externo, que sea requerido por un proceso antes de que dicho proceso continúe. Puede ser el resultado de un proceso predecesor (Meter la ropa en la lavadora)

  • Herramienta: Algo tangible, como una plantilla o un programa de software, utilizado al realizar una actividad para producir un producto o resultado (La lavadora)

  • Técnica: Un procedimiento sistemático definido y utilizado por una o más personas para realizar una o más actividades para producir un producto o un resultado, o prestar un servicio, y que puede emplear una o más herramientas (No mezclar ropa blanca y de color, poner el suavizante y detergente y elegir el programa de lavado adecuado)

  • Salida: Un producto, resultado o servicio generado por un proceso. Puede ser un dato inicial para un proceso sucesor (La ropa limpia)

Para fijar mejor los conceptos podemos diseñar un proceso sencillo que cualquier interesado puede entender sin dificultad:


En este proceso tenemos entradas y salidas, y para procesar los datos necesitamos herramientas y técnicas. El programa de modelado es una herramienta, ni más ni menos, y por eso no se debe entender el BIM solo como un programa, sino como un conjunto de procesos interrelacionados, como una metodología.

En el entorno BIM podemos distinguir dos grandes grupos de herramientas:

  • Herramientas para la creación de contenidos o authoring tools: Es el instrumento más importante a disposición del equipo de diseño, pues con el crea el modelo que servirá para su posterior análisis y dotación de información asociada, que se realizará de forma gradual a medida que se avanza en el ciclo de vida del proyecto.

  • Herramientas de auditoría y análisis o Audit and analysis tools: Están pensadas para hacer una sola cosa, complementan a las herramientas de creación de contenidos y necesitan de ellas para obtener el modelo sobre el que trabajar. A su vez, pueden clasificarse en interactivas y unidireccionales conforme a la relación que se establezca con el entorno de modelado.

Esta es una clasificación muy simple, pues algunas herramientas son un poco híbridas ya que hacen también el trabajo de otras, pero pretendo referirme solo a su principal característica.

En el siguiente cuadro se presenta una relación de los tipos de herramientas BIM, ordenados atendiendo a la anterior clasificación:



Al igual que hay muchas categorías y tipos de lavadoras (de cinco o de siete kilos, lavadoras industriales o domésticas, de carga vertical, Fagor o Miele…) también encontraremos herramientas BIM que, pudiendo satisfacer un resultado no lo hacen de la misma forma, pues ni todos los requerimientos son iguales ni tampoco todas las necesidades.

Como he explicado, existen dos grandes tipos de herramientas: las de creación de contenidos y las de auditoría y análisis, y debemos utilizar ambos tipos de herramientas si queremos aprovechar el enorme potencial de la metodología BIM.


Los que no están familiarizados con este entorno de trabajo y han oído algo sobre el BIM, lo asocian casi inmediatamente con un programa informático de gran éxito: Revit, de Autodesk, y tienden a pensar que no es necesario nada más. Y, lamentablemente, creo que se equivocan, pues este programa es solo una herramienta de creación de contenidos, pero no de análisis, valoración y gestión de la misma.

En el mercado hay muchos más programas informáticos de los que cualquiera podría ser capaz de utilizar con un eficaz nivel de conocimiento, pero eso no debe desanimar a los interesados. La clave es muy sencilla, y consiste en identificar el programa que dé las mejores respuestas a nuestras necesidades y a la vez sea el más cómodo de utilizar.

Aún no ha salido a la luz, ni lo hará, la “herramienta perfecta”, pues los requisitos de los profesionales y la necesidad de soluciones para el sector son tan variadas que hacen inviable un desarrollo unitario y lineal de un conjunto homogéneo de programas informáticos. Por ello es necesario disponer de nexos de unión, a modo de protocolos de intercambio de información, para gestionar eficazmente los datos que se manejan.


OpenBIM



Es una iniciativa que nace en 1994 con el objetivo de ofrecer una propuesta global para fomentar la colaboración en el diseño, ejecución y mantenimiento de edificios, basada en estándares y flujos de trabajo abiertos, y se perfila como la iniciativa de más futuro. Inicialmente liderada por Autodesk y acompañada por un numeroso grupo de desarrolladores y usuarios de software, desde 2005 es BuildingSMART la responsable de su mantenimiento y desarrollo.



El principal desarrollo de BuildingSMART es el BuildingSMART Data Model. En ingeniería de programación, un modelo de datos – data model – es una descripción de los objetos, representados por un sistema informático junto con sus propiedades y relaciones; estos objetos son reales, tales como productos, proveedores, clientes, y las interacciones entre ellos (órdenes, decisiones, etc.). IFC, el corazón del sistema BuildingSMART, es un protocolo que permite el intercambio de información entre distintos programas de BIM, lo que resulta esencial en un entorno tan variado y complejo como el de la construcción.


Si quieres saber más sobre los distintos tipos de software, sus ventajas y desventajas, te invito a que le eches un ojo a mi libro donde profundizo más en el tema y explico cada uno de los tipos de software BIM y para qué sirven.

Ver demo, Bulding Information Modeling: Conceptos básicos

0 vistas

© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - PEDRO HERRERA