El Plan de Ejecución BIM (BEP)

Un ‘Plan de Ejecución BIM’ o ‘BIM Execution Plan’ (BEP por sus siglas en inglés), es una forma de ejecución valiosa y necesaria en cualquier proyecto de construcción. Uno de los principales motivos por los que el BEP es esencial, es porque permite asegurarse que todos los agentes que intervienen en un proyecto estén colaborando y cooperando.



En la mayoría de los casos, el BEP inicial se crea antes del contrato, con el fin de mostrar a los proveedores el enfoque previsto para el proyecto, así como la forma en que se planea llevarlo a cabo. Una vez adjudicado el contrato, se crea también un BEP secundario para enfatizar en las capacidades de toda la cadena de suministro.

Una vez desarrollado, el BEP está disponible para todas las partes involucradas y para todos los equipos del proyecto y así asegurar que éste siga con su correcta implementación. El plan general de ejecución debe ser claro incluso cuando el proyecto sufra contratiempos o pequeños cambios durante su desarrollo, lo que (contrario a lo ‘tradicional’) supone una gran ventaja, pues ayuda a las personas involucradas a mantenerse al día de todo lo que sucede en el proyecto.

Un BEP correctamente implementado aumentará, sin duda, las posibilidades de que un proyecto sea desarrollado con éxito a tiempo y cumpliendo el presupuesto.

LA COMUNICACIÓN ES CLAVE EN UN PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN

Para alcanzar el éxito de un proyecto, se requiere del trabajo conjunto de muchas personas (y de distintos perfiles) que persiguen un objetivo común, lo cuál no sería posible sin un sólido sistema de comunicación. Y es aquí, precisamente, donde el BEP puede ser también de gran ayuda.

La construcción de un BEP exitoso exige un trabajo comunicativo del equipo durante todo el proyecto, desde que inicia hasta su fin. Al potenciar la colaboración entre agentes, el BEP impulsa la creación de equipos más sólidos, es decir; ayuda al crecimiento colectivo en lugar del individual, lo cual resulta ser beneficioso en todas las áreas de la jerarquía en el proyecto.

La transparencia es otro de los puntos importantes a tener presente en cualquier proyecto de construcción. Un BIM Execution Plan bien desarrollado debe estar siempre disponible para todas las partes involucradas, desde el cliente y los contratistas hasta los equipos de construcción; así, contribuye a que todos tengan una idea clara de todo el proceso en esa construcción para la que se haga el BEP junto con los criterios a tener en cuenta ya sea por protocolo o incluso estándares de calidad; también mantiene en mente los roles y responsabilidades de cada equipo en el proyecto. Esto creará un ambiente de trabajo más abierto, eficiente y con menos estrés.


DEFINIENDO HITOS Y RESPONSABILIDADES

Una buena forma de imaginar un Plan de Ejecución BIM es visualizarlo como un libro de reglas de un proyecto. Este documento detallará desde los hitos del proyecto hasta las regulaciones que deben cumplirse, así como todos los detalles relacionados con la cadena de suministro, los procedimientos y la tecnología que se utilizará.

En un futuro próximo, el BEP será una parte imprescindible en cualquier proyecto de construcción y, si se hace correctamente, podrá responder casi cualquier pregunta que se le presente al proyecto. Cada construcción es diferente y requiere de un Plan de Ejecución BIM específico.


DIFERENTES FORMAS DE REDACTAR EL PLAN DE EJECUCIÓN


No existe un libro de BEP que sirva para todo el mundo, ya que debe ser un documento hecho a la medida para cada proyecto y cada propietario, pues, aunque todos tendrán necesidades parecidas, cada uno tendrá sus peculiaridades.

Actualmente se pueden encontrar varios ejemplos de referencia, todos ellos en inglés






Sin lugar a duda el BEP es un documento imprescindible a la hora de iniciar cualquier proyecto con la Metodología BIM, ¿Has utilizado alguna vez el BEP en algún proyecto? Si es así ¿Qué ventajas se obtuvieron al implementarlo?

453 vistas

Tel. +507 6752-5445

Mail: arq.herrera.p@gmail.com

Brisas del Golf, Panamá

© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - PEDRO HERRERA