Fases de una implantacion BIM

El crecimiento en la aceptación de la metodología ha hecho que países como Chile y Argentina cuenten con normativas nacionales y en países como México, Colombia, Costa Rica se comience a hablar sobre sus propias normativas nacionales, cada día estamos más cerca de lograr este cambio de mentalidad en los gobiernos y muchas empresas se han dado cuenta de esto, por eso, han decidido cambiar su metodología de trabajo e incluir BIM en sus procesos, sin embargo, así como comienzan a surgir empresas interesadas en utilizar BIM, también surgen empresas “consultoras” o “consultores” que saben algo de alguna herramienta de modelado BIM y comienzan a alegar que hacen implantaciones, sin conocer el proceso real de una implementación haciendo el proceso mas complicado, por esta razón, he decidido escribir este artículo sobre el proceso que debe llevar una implantación BIM.



En el proceso de implantación de las tecnologías BIM o en la participación de un proyecto BIM se deben tener claras una serie de prácticas, procesos y métodos que ayudan a disponer de un mayor control de la implantación.

Partiendo de este punto de vista, se pueden identificar dos niveles de análisis con respecto a la puesta en marcha de la metodología BIM en los proyectos:

  • Desarrollo de proyectos BIM: colaboración, gestión y desarrollo de un proyecto para terceros, en el cual el sistema de trabajo BIM de un equipo debe articularse con otros agentes sin predominar sobre ellos.

  • Implantación BIM: desarrollo de proyectos en el marco de la actividad de un equipo o empresa, se basa en un plan de implantación y, por lo tanto, cuenta con un mayor control sobre la toma de decisiones.

Es importante entender como es un proceso de implantación BIM, ya que una de las actividades es el desarrollo de un “Proyecto piloto” que sirve para completar el proceso de una manera exitosa. De hecho, las implementaciones sin la práctica sobre un proyecto real no suelen terminar bien ya que trabajar sobre proyectos teóricos no existe la presión de la entrega y, por lo tanto, los equipos de trabajo no son estrictos en cuanto exigencias, control de revisiones y en los procesos de coordinación, que generalmente tienden a no existir dentro de la empresa.

Una parte fundamental de la implantación es el diseño de los procesos y el control de los mismos. Su desarrollo es crucial y el personal que lo realiza también. Es importante incluir el personal interno, así como también a expertos en la metodología y, por supuesto, al equipo directivo de la empresa. Es de suma importancia disponer de un sistema de calidad o de control de calidad como soporte en el desarrollo de la implantación, porque facilitan el marco, los criterios y los formatos. Estos sistemas pueden ser desarrollados por la empresa o pueden utilizarse sistemas certificados.


Pilares de una implantación BIM



Independientemente del tamaño de la empresa y del tamaño de los proyectos que esta maneja, debemos tener una estrategia general de planificación y gestión que se apoyan en los siguientes pilares:

  • Procesos: implementar procesos, actividades y procedimientos, requeridos para el desarrollo de los proyectos BIM, que se encuentren alineados con el logro de los objetivos planteados y de los usos BIM. Es necesario definir las tareas de seguimiento y control de procesos. No solamente de los procesos intrínsecos de la actividad de la empresa, también, de los procesos propios de la administración de la misma, como la contratación de personal; saber que buscar en un colaborador y no hablo solamente de habilidad con un software específico, hablo de habilidades blandas, por ejemplo: considero que un BIM Manager no puede ser alguien con poca tolerancia, con falta de liderazgo y sin control de sus emociones, seria una receta perfecta para el caos organizacional.


  • Recursos: definir claramente las responsabilidades y roles del personal, brindar capacitación adecuada y dotar del equipo (software, complementos y hardware) y logística necesaria (ordenadores, infraestructura y ambiente de trabajo). Además de los ordenadores y la capacitación del personal, se trata de la infraestructura completa de la empresa, por ejemplo: ¿optaran por almacenamiento local o en la nube? ¿cuál es su capacidad de internet? ¿es suficiente para manejar modelos grandes? ¿te permite colaborar sin interrupciones?, son algunas de las preguntas que deben tomar en cuenta a la hora de implementar BIM.


  • Estructura organizacional: definir y establecer una estructura de responsabilidades, organigrama, Responsabilidades BIM, autoridades y el flujo de la comunicación dentro de la organización.Tener clara la estructura organizacional es importante ya que el personal sabrá con exactitud que tiene que hacer y a quien debe reportar, evitamos malos entendidos y confusiones en el trabajo.


  • Documentos: establecer procedimientos, documentos, estilos, plantillas, librerías de componentes BIM, registro y cualquier documentación que sirva de apoyo para la operación eficaz y eficiente de los procesos y la organización.En este punto debo mencionar, definir el modelo de contratación de personal así como los documentos legales de la empresa. No es únicamente contar con estándares de modelado o de nomenclatura de archivos, también, es saber contratar servicios de terceros y ofertar los servicios propios.

Si alguno de estos pilares es omitido o se le toma poca importancia la implementación no será efectiva, por ejemplo: podemos contar con el personal capacitado y el software, sin embargo, si no definimos los procesos y no contamos con estándares el trabajo se hará mas complicado y tedioso ya que cuentan con las herramientas y el personal sabe manejarlas pero no saben que hacer con ellas y cada persona trabaja como mejor le parece porque no existe un estándar definido.


Fases de la implantación

A partir de un análisis de objetivos, alcances y requisitos del cliente y de las normas locales, se define la planificación estableciendo las fases y tareas que se pondrán en marcha diferentes procesos de trabajo. Normalmente, una implantación suele existir la figura del consultor BIM que ayuda en el proceso basado en la experiencia, pero también puede ser liderada por un profesional dentro de la empresa que tenga suficiente experiencia y conocimientos BIM.

Uno de los primeros pasos en el proceso es conocer y analizar las restricciones de tipo funcional, tecnológico, económico, operativo, legal y de recurso humano, con la finalidad de realizar un informe donde se propongan las soluciones para cubrir el alcance de un proyecto y que estos respondan de manera acertada a los objetivos de la empresa. No todos los problemas que tiene la empresa los va a solucionar BIM y por esta razón es bueno hacer este análisis previo y proponer soluciones a los problemas actuales para luego pensar en mejorar la calidad del trabajo con BIM.




1. Estado Actual

Análisis general inicial de la empresa para identificar el punto de partida, los objetivos de esta fase son:

  • Recopilar la mayor cantidad de información de los departamentos de la empresa, incluyendo a los responsables de cada área y de los procesos generales existentes.

  • Documentar la política de la empresa, misión y visión, los objetivos comerciales y sus resultados.

  • Se determina la existencia de procesos claros y documentados

2. Evaluación

Se realiza un análisis detallado de la situación de la empresa con respecto a BIM, se definen objetivos reales, medibles, cuantificables, y acotados en el tiempo, se realizan las siguientes actividades:

  • Evaluación y medición de procesos existentes para determinar su eficacia

  • Análisis de estándares de calidad existentes

  • Estimación de costos y tiempo de implantación

  • Identificar la figura del BIM manager

  • Generar un informe de evaluación

Se debe tomar en consideración la actividad de la empresa, lo que realmente hace y en que se enfoca su actividad, evaluar si es necesario contratar servicios de terceros o si existe la madurez suficiente como para agregar otros servicios.


3. Planificación

En esta fase de desarrolla el plan de implantación. A partir de las evaluaciones previas se redacta el plan de implantación, que debe incluir en detalle todos los elementos analizados y desarrollados en las etapas anteriores.

Es importante contar con la participación de todos los integrantes de la empresa ya que en este plan se establecerán las responsabilidades, los procesos y el plan de capacitación.

Se establecen los estándares de la empresa, se generan las guías de trabajo y se comienza a estructurar el plan de ejecución BIM.


4. Implantación

Basándose en un proyecto real se pone en marcha la implantación poniendo en práctica la planificación y lo especificado en el plan. Esta etapa es considerada el eje principal del control de proyectos BIM.

En esta etapa es donde se ponen en marcha las capacitaciones y las practicas del proyecto piloto, en este caso personalmente propongo dos tipos de proyectos a realizar:

  • Proyecto Piloto durante las capacitaciones: se toma como base un proyecto que la empresa ya haya desarrollado y este archivado. Este es un proyecto que servirá para entender el nuevo flujo de trabajo de la empresa, junto a las capacitaciones los integrantes podrán ver los beneficios de BIM e interesarse más por apoyar la implantación ya que podrán evaluar el trabajo realizado con el método tradicional y compararlo con la metodología BIM así poder medir el beneficio general que la metodología ofrece a la empresa.

  • Proyecto Piloto post capacitaciones: Se toma un proyecto que este próximo a iniciar y se ponen en práctica los procesos, estándares y habilidades adquiridas durante la implantación, este proyecto será “la prueba de fuego” de la empresa.

5. Auditoría

Se establecen sistemas de monitoreo, control y garantías de cumplimiento con los requisitos del proyecto a nivel del cliente, a nivel de las normativas locales y de los estándares. Una vez terminada la fase de implantación debemos analizar el trabajo realizado y crear estrategias para mejorar el mismo.


6. Seguimiento

Es una de las fases más importantes del proceso de mejora continua. La velocidad con la que se realizan los proyectos, uno tras otro, apenas deja tiempo para analizar los puntos débiles y las propuestas de mejoras que se necesitan implementar en los proyectos. Esta práctica debe realizarse con una recurrencia no menos a un año.


Si deseas saber mas sobre los componentes de una buena implantación BIM puedes ir a mi articulo “Claves para una buena implantación BIM” donde hablo sobre algunos de los puntos importantes que hay que tomar en cuenta en este proceso.

0 vistas

© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - PEDRO HERRERA